¿por qué? ¿para qué? ¿cómo? ¿cuándo?

Llevo como siete meses con ideas sobre emprender, a esas ideas les he dado vueltas, las analizo, las modifico, algunas las comparto, otras las descarto, llevo meses queriendo sacar algo de mi interior, algo que a veces siento que es inclusive más grande que yo, llevo meses sintiéndome en una montaña rusa de emociones, entre sí esto de emprender es para mi o no, preguntándome el verdadero por qué lo quiero hacer, intentando definir metas, a dónde quiero llegar con esto, hay días en que me despierto con una claridad y motivación increíble y otros días en los que me siento desmotivada y perdida por completo.

Es muy común escuchar que todos los emprendedores tienen sus días de creer y sentir que pueden con lo que se venga y tienen otros en los que quieren dejar todo tirado. Esto de dudar, se supone que a todos quienes decidimos emprender, nos sucede, por lo retador que es.

Sin embargo, muchas de mis dudas se han ido borrando desde que entendí que son las ideas las que nos escogen a nosotros para que las materialicemos. Esto viene siendo algo como que no es que nosotros trabajemos para nosotros mismos y seamos nuestros propios jefes al ser emprendedores… Suena extraño al principio, ¡yo sé! pero a mi me dio tanta tranquilidad cuando lo pensé y lo interioricé de esta manera.

Sí el mundo está necesitando las ideas que a mi (o a ti) me están surgiendo, yo siento una responsabilidad, un deber con el universo de llevarlas a cabo. Sí a mi me surge la idea de crear eso que quisiera que existiera o eso que quisiera que fuera diferente, ¿cómo no lo voy a hacer?

Ahora, si sé que es algo que el universo necesita, todo cambia; cambia porque ya sientes la tranquilidad total de que el universo, el mundo, Dios, como lo quieras llamar, está de tu lado, hace parte de tu equipo de trabajo y está dándote todas las herramientas necesarias para que hagas eso que tienes en mente, eso que te inquieta, eso que te desvela, eso en lo que pasas pensando todo el día.

¿y cómo saber sí una idea que te surge es algo que el universo necesita? Mientras voy escribiendo esto me voy dando cuenta de lo raro que puede sonar, pero eso simplemente se siente adentro de uno. Por ejemplo, yo siento que debo aportar de una u otra manera a cambiar las cosas que no estoy dispuesta a seguir tolerando para nuestro mundo, no quiero seguir viendo a la naturaleza sufrir por nosotros, no quiero ver como la destruimos, no quiero un mundo con violencia (esto incluye a todos los seres vivos), no quiero un mundo donde en unas partes derrochemos comida y en otras partes haya quienes se mueran de hambre, no quiero ser testigo de cómo perdemos nuestra calidad de vida y vivimos enfermos.

Jajaja, son muchas cosas las que quisiera cambiar en realidad, pero algo dentro de mi siente debe contribuir a generar consciencia, que debe ayudar a sustituir las actividades o empresas que nos han afectado negativamente por empresas que no sólo incluyan por un lado, cómo por no dejar, la responsabilidad social, sino que su razón de ser sea cambiar positivamente al mundo.

Hace poco leí esta frase y lo resume todo perfectamente:

“Los negocios son el único mecanismo en el planeta hoy, lo suficientemente poderoso cómo para producir los cambios necesarios para revertir globalmente la degradación ambiental y social.” - Paul Hawken

Todo este cuento, para contarles que la preocupación de querer tener definido todo el plan de acción y perfeccionar un modelo de negocio, y tener todo “bajo control” y las miles de dudas sobre emprender, poco a poco se han ido sustituyendo por tranquilidad y confianza, porque tengo muy claro que lo que vino who . lly a hacer al mundo fue aportar su granito de arena y disfrutar del proceso.

Ese es el objetivo, los detalles del cómo ahora no son tan relevantes.

Gracias por leer,
Juli

_MGO4036-2.jpg
Juliana Garcia CorreaComentario