salud global

Nuestras decisiones siempre tienen una consecuencia, sea visible, tangible, palpable o no, inevitablemente habrá un efecto, simple y básica acción > reacción.

Las decisiones de consumo no tendrían porqué ser la excepción.

Empiezo aclarando que tengo muy claro que no todo el mundo tiene el privilegio de considerar sus decisiones de consumo y no todo el mundo tiene el privilegio si quiera de tener capacidad de consumo. Ahora bien, sí nos detenemos a mirar cuales son las decisiones de consumo más recurrentes que tomamos, probablemente, la mayoría de nosotros, concluyamos que las decisiones al rededor de la comida son las más constantes. Decidimos consumir viajes, carros, ropa, vivienda, una vez cada tanto. Por el contrario, actualmente en la realidad inundada de conveniencia que hemos creado, tomamos decisiones de consumo de comida todo el día, todos los días.

Cuántas decisiones tomemos, cuantas consecuencias tendremos. Consecuencias directas que nos afectan física, mental y emocionalmente, consecuencias indirectas que aunque no las queramos mirar, se harán sentir. A pesar de que muchas veces parecemos olvidarlo; compartimos esta casa con casi 7.000 millones de personas, así que el ruido que hagamos, en algún punto lo escucharemos.

Somos muchos en este planeta, muchos que comemos y muchos tomando decisiones de comida muchas veces al día, todos los días; esto solo deja claro que prestarle atención a los sistemas que hemos establecido para alimentarnos es importantísimo; tenemos la tarea de diseñar los impactos que queremos generar en nosotros, en los demás y en nuestra casa.

Salud: 1. f. Estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones.

Habitamos el planeta y nuestros cuerpos, lo mínimo sería respetarlos, honrarlos y valorarlos para prevenir que sus funciones no puedan llevarse a cabo. Si llegase a suceder algo que impida que estas funciones se realicen, nuevamente lo mínimo, sería permitir el espacio, circunstancias y tiempo, para que por sus propias naturalezas, se auto-regulen y recuperen sus capacidades de ejercer dichas funciones. La salud global comprende desde los arrecifes de coral muriendo, hasta la actual crisis de muertes causadas por enfermedades crónicas.

Cuando comprendí que en la manera en que nos conectamos y relacionamos con la comida define en una muy gran medida cómo impactamos al mundo desde nuestra interconexión, entendí que era por ahí, esto comprende posibles soluciones a los asuntos que más me inquietan; la seguridad alimentaria, la malnutrición crónica e inequidad, la falta de acceso a requerimientos básicos tales como el agua, el aprovechamiento desmedido e irresponsable que hemos hecho de los recursos, nuestro bienestar integral, no como un fin, sino como un medio para tener una experiencia física con mejor calidad.

No sé realmente cómo explicar de dónde nació en mi esta necesidad insaciable de actuar al respecto, siento responsabilidad, siento que me corresponde contribuir. He dado muchas vueltas; ¿cómo proceder? ¿qué es lo más efectivo? ¡¿algo que me identifique también?! he leído, investigado, buscado asesoría, he hecho ya muchas cosas pero siempre termino llegando al mismo lugar, a la misma motivación; me motiva la salud del planeta, me motiva aportar mi grano de arena para que se puedan dar las condiciones propicias para la conservación de nuestro planeta y de toda la vida que lo habita, me motiva la interconexión (muchas veces olvidada, ignorada, o desconocida inclusive), la participación inevitable en este sistema integral del cual todo hace parte…

Probablemente sea común escuchar en las noticias, leer en los periódicos y revistas las cifras, datos, nuevos descubrimientos, todos impactantes, muchos abrumadores, desconcertantes, pero a la vez y tristemente la mayoría de nosotros percibimos todo esto alejado, distante, ajeno, difícil de procesar y de entender. ¿Sí no resonamos con lo que vemos y escuchamos, cómo vamos a tomar acción? ¿Sí no tenemos una conexión, cómo vamos a entender que empieza por nosotros el cambio que todos necesitamos?

De eso se trata lo que hoy estoy motivada a hacer; hacer más visible y notoria toda la conexión que siempre ha existido, de hacerla llamativa, inevitable y por qué no, atractiva, que esto de vivir teniendo siempre en cuenta lo conectados que somos sea the new black.

¡Gracias por leer!
Juli.

-Fotos por @luznaturalfotos para @humanese